Mónica Patricia De Vuono comenzó como voluntaria en nuestra sede en el mes de noviembre, justo después de la Maratón Nacional de Lectura.

 

 

Mónica nació en la ciudad de Rosario pero vive junto a su marido y sus dos hijos desde hace mucho tiempo en el barrio de La Boca, Ciudad de Buenos Aires. Durante un tiempo trabajó como preceptora de una escuela y este año va a empezar la carrera docente, su verdadera vocación.

Además de colaborar con nosotros en la recepción y otras tareas cotidianas, Mónica colabora con otras fundaciones dedicadas a la educación.

Compartimos su testimonio:

Colaborando como Voluntario en “Fundación Leer” desde el 27 de noviembre de 2009 me provoca una sensación muy especial porque me ha permitido volver a vincularme con una actividad que desarrollé durante casi 20 años, que significó mi mejor período laboral y  fundamentalmente la considero uno de los ejes primordiales para el desarrollo de todo individuo dándole la confianza y la seguridad en si mismo, llevándolo a crecer no solo en forma individual sino con otro en su vida cotidiana. Esta brillante tarea es la “docencia”. En este poquito tiempo que he pasado en la Fundación he conocido una grupo de personas que me han hecho sentir como en mi casa… ¡¡¡GRACIAS!!! ¡¡¡VIDA!!! ¡¡¡RESPETO POR LA EDUCACIÓN!!!¡¡¡DEDICACIÓN A LOS NIÑOS, A LOS ADOLESCENTES Y A LOS MAYORES!!!

Gracias a Mónica y a un grupo enorme de voluntarios podemos llevar adelante nuestra tarea diaria.